close up photo black Android smartphone

Transformación Digital y BPM en América Latina: ¿Qué es y cómo navegar los desafíos que conlleva?

Mauricio Castillo

Introducción: ¿Qué es el BPM?

El Business Process Management (BPM) es una metodología disciplinada destinada a mejorar la eficiencia, la efectividad y la capacidad de adaptación de los procesos empresariales. Va más allá del software: es una estrategia clave que posibilita a las organizaciones ser más ágiles, más eficientes y más efectivas en un mundo empresarial en constante cambio.

A diferencia de los sistemas ERP, que están diseñados para manejar información financiera y de recursos, o los CRM, enfocados en la gestión de relaciones con el cliente, el BPM se centra en optimizar y automatizar los flujos de trabajo y procesos empresariales. Es un elemento central que interactúa con todos los demás sistemas y aplicaciones, actuando como un motor que impulsa la eficiencia en toda la organización por medio de la estandarización y automatización, otorgando visibilidad integral a los tomadores de decisiones.

La Necesidad y el desafío del BPM en América Latina

En el contexto de América Latina, la adopción de BPM es más que una mejora tecnológica; es una palanca estratégica para la transformación digital. Ante los costos prohibitivos de los desarrollos a la medida, las herramientas de BPM utilizan tecnologías Low Code para maximizar el retorno sobre la inversión en sistemas. Estos sistemas traen de caja las necesidades genéricas de las empresas y por ende el esfuerzo se puede enfocar en las necesidades particulares de las organizaciones.

Para empresas en América Latina, especialmente las de pequeña escala, el primer obstáculo es el desinterés de los grandes participantes del mercado en esta región. El segundo problema importante es el precio, que resulta ser una barrera de entrada para muchas empresas en la región. El resultado es que, con la excepción de corporaciones y multinacionales, pocos negocios en la región han aprovechado este tipo de tecnología. Por fortuna, más allá de los líderes del mercado, existe una abundancia de competidores, lo cual genera un amplio rango de opciones asequibles y escalables para las empresas latinoamericanas.

person working on blue and white paper on boardSin embargo, es crucial navegar cuidadosamente en este mar de opciones y la clave del éxito se encuentra en el diseño correcto de una estrategia de transformación digital. En mi experiencia como implementador de soluciones, la fase de ejecución se vuelve considerablemente más fluida y efectiva cuando se ha trazado una estrategia sólida antes de iniciar el engagement. En este sentido, un socio para el diseño de estrategia de transformación se convierte en un elemento invaluable del proceso. Esto permite a los desarrolladores centrarse en lo que mejor saben hacer: implementar sin tener que detenerse a redefinir la estrategia en pleno camino.

Algunos errores que se pueden prevenir por medio de una planificación previa a la implementación:

  • Evitar la Automatización de los Procesos Incorrectos: Las empresas deben identificar qué actividades son fundamentales y cuáles son las candidatas ideales para la automatización. El error más grave es digitalizar un mal proceso.
  • El Elemento Humano en la Transformación Digital: Es necesario equilibrar la automatización con la necesidad de interacción humana genuina y la gestión del cambio. El diseño de la solución debe centrarse en el usuario y el cliente en todo momento y valorar el impacto de su implementación sobre ellos.
  • La Calidad de los Datos como Piedra Angular: La automatización es tan buena como los datos en los que se basa. Además, los retornos sobre la inversión de consecución más rápida provienen de visibilidad básica sobre datos básicos. La transformación debe iniciar por identificar, ordenar y visibilizar los datos.
  • Comprender la Complejidad de la Automatización: Implementar la automatización a través del BPM requiere una comprensión profunda de los procesos empresariales. Un error común es subestimar la dificultad de la automatización integral de un proceso y es recomendable planificar primeras fases menos ambiciosas que logren credibilidad de la iniciativa.
  • Monitoreo y Mejora Continua: El BPM aboga por un enfoque de mejora continua, que debe ser parte integral de la estrategia empresarial. Es contraintuitivo pero esta herramienta está pensada para no estar terminada nunca. ¿O en algún punto usted pensará que su empresa no puede mejorar ni crecer más?

Conclusión

En América Latina, el BPM no es simplemente otra herramienta tecnológica; es un componente central de la estrategia de transformación digital que puede ayudar a las empresas a navegar por el complejo panorama empresarial de la región. Con un enfoque sólido en el BPM, las empresas latinoamericanas pueden acelerar la digitalización de sus procesos con un costo reducido. Para lograr esto con éxito es crucial que las empresas tracen su estrategia digital de largo plazo con un socio que tenga el conocimiento requerido y este les ayude a elegir los sistemas y equipos de implementación requeridos.

 

Sobre el autor:

Mauricio Castillo, ingeniero industrial formado en la Universidad de Costa Rica y candidato a un Executive MBA en INCAE Business School, tiene una destacada trayectoria liderando proyectos de transformación digital en sectores como manufactura, logística y servicios financieros para empresas como FIFCO y BAC Latam. Actualmente, es CEO de GLS Labs, una empresa dedicada al desarrollo de software e implementación de sistemas tipo BPM

CRECIMIENTO, EXPANSIÓN, ESCALABILIDAD

En Hybrid Advisors podemos ayudarte a lograrlo.